Esta es una página de difusión de la Fe Cristiana a la luz del Magisterio de la Santa Iglesia Católica Apostólica Romana.

«Es impensable que un hombre haya acogido la Palabra y se haya entregado al Reino sin convertirse en alguien que a su vez da Testimonio y Anuncia». (B. Pablo VI, Evangelii Nuntiandi, nº 24)
SAGRADA FAMILIA


PACIENCIA DIVINA

«Dios no es impaciente como nosotros, que frecuentemente queremos todo y enseguida, también con las personas. Dios Es Paciente con nosotros porque nos Ama, y quien ama comprende, espera, da confianza, no abandona, no corta los puentes, sabe perdonar. Recordémoslo en nuestra vida de cristianos: Dios nos Espera siempre, aun cuando nos hayamos alejado. Él no está nunca lejos, y si volvemos a Él, está preparado para Abrazarnos.

Quisiera subrayar otro elemento: la Paciencia de Dios debe encontrar en nosotros la valentía de volver a Él, sea cual sea el error, sea cual sea el pecado que haya en nuestra vida. Jesús Invita a Tomás a meter su mano en las Llagas de Sus manos y de Sus pies y en la Herida de Su costado. También nosotros podemos entrar en las Llagas de Jesús, podemos tocarlo realmente; y esto ocurre cada vez que recibimos los Sacramentos.

Dejémonos envolver por la Misericordia de Dios» (7-4-2013).

Semper Mariam In Cordis Tuo.


ESCALERA AL CIELO

«El Amor es la Fuente y el Origen de todos los Bienes, egregia Protección, Camino que conduce al Cielo. El que camina en la Caridad no puede temer ni errar. Ella Dirige, Protege, Encamina. Por ello, hermanos, ya que Cristo Construyó una Escalera de Caridad por la que todo cristiano puede ascender al Cielo, guardad fielmente la Pura Caridad, ejercitadla mutuamente unos con otros y, progresando en ella, alcanzad la Perfección». (S. Fulgencio de Ruspe, Obispo).
Semper Mariam In Cordis Tuo.

NUESTRA ORACIÓN

«Bendito sea Dios, que no ha rechazado mi oración, ni Su Amor me ha retirado» (Sal. 65, 20). 

«Las condiciones que debe reuinir nuestra oración:

DEBE SER HUMILDE

Según el Apóstol Santiago, "Dios Resiste a los soberbios, pero Da Su Gracia a los humildes" (Sant. 4, 6); la soberbia es un alto muro que se interpone entre Dios y el que reza; "la oración humilde -dice el Libro del Eclesiástico-, traspasa las nubes...y no se retira hasta que el Altísimo la atiende" (34, 21). Cuando queramos, pues, pedir Gracias al Señor, debemos, ante todo, echar una mirada a nuestra indignidad y, sobre todo, a las veces que hemos traicionado a Dios después de tantos propósitos y tantas promesas, por demasiado confiados en nuestra fuerzas. Y llenos de confianza en Él, podemos orar y pedir a la Divina Misericordia el Favor que deseamos»

DEBEMOS REZAR CON CONFIANZA

«Si alguno de vosotros está falto de Sabiduría, que la pida a Dios...pero que la pida con Fe, sin vacilar» (Sant. 1, 5-6).

«Y esto, sigue diciendo el Apóstol, es porque "el que vacila es semejante al oleaje del mar, movido por el viento y llevado de una a otra parte» (v. 6): a ratos confía y a ratos se desanima; "el que así reza, no piense que ha de recibir nada de Dios" (Sant. 1, 7). Necesariamente debemos confiar en la Misericordia Divina y tener la inquebrantable seguridad de que recibiremos la Gracia, y entonces no faltará, como el mismo Salvador nos lo asegura: "Por eso os Digo que todas las cosas por las que oréis y pidáis, creed que ya las habéis recibido, y os serán Concedidas" (Mc. 11, 24).
S. Agustín se pregunta: ¿Cómo podemos temer no ser oídos en la oración, cuando Dios, que es la misma Verdad, ha Prometido Escuchar al que ora?"

Pero quizá pienses: soy pecador y no merezco Gracia, sino Castigos, y por eso temo, por mi indignidad. Pero te responde Sto Tomás: "la oración consigue la Gracia, no por razón de nuestros méritos, sino de la Divina Misericordia".

Nuestro Amoroso Redentor insiste en quitarnos de raíz nuestra desconfianza: "Todo lo que pidáis en Mi Nombre, lo Haré" (Jn. 14, 13). "Si permanecéis en Mí, y Mis Palabras permanecen en vosotros, pedid lo que queráis y os será Hecho" (Jn. 15, 7).

[Esforcémonos por vivir cada día Su Palabra, pidamos Perdón de nuestros pecados en el Sacramento de la Reconciliación y acerquémonos confiados] que no nos rechaza, poniéndonos por delante los disgustos que le dimos, sino que nos Acoge y nos Atiende, como si entonces se olvidara de nuestras ingratitudes».

DEBEMOS REZAR CON PERSEVERANCIA

«Según S. Hilario, "el secreto para obtener las Gracias está en rezar con perseverancia. A unos despacha el Señor a la primera oración; a otros a la segunda; a otros, a la tercera, y puesto que no sabemos cuántas veces ha Dispuesto Dios que repitamos la súplica para despacharla, es necesario que insistamos siempre en pedir la Gracia que necesitamos". 

Si se trata de la perseverancia final, es más necesario que nunca pedirla cada día, pues esa es una Gracia que no podemos merecer. "Sin embargo, dice S. Agustín, rezando, ciertamente se alcanza". Por eso, advierte Sto Tomás, que "si queremos obtenerla y Salvarnos, la tenemos que pedir a Dios continuamente". El día que no la pidamos, caeremos en pecado mortal y la perderemos.

«Derramaré sobre la casa de David y sobre los habitantes de Jerusalén un espíritu de Gracia y de Oración», Dice Dios por el Profeta (Zac. 12, 10). Nótese que las palabras Gracia y Oración van unidas. El que rece, esté bien seguro que no caerá en lo lazos que le tiendan los enemigos. 

Se comprende, entonces, lo poco que vale la excusa del pecador que dice haber caído por no sentirse con fuerzas para resistir. Enseña la Iglesia, repitiendo palabras de S. Agustín, que "Dios no Manda imposibles; lo que hace, al Mandar, es exhortarnos a poner de nuestra parte lo que podamos y a pedir lo que no podamos". Cuando no baste la Gracia Ordinaria, que a nadie niega, nos exhorta a pedir la Gracia Extraordinaria que necesitemos, y si la pedimos, con humildad, confianza y perseverancia, Él nos la Concede

Dame, Señor, el Perdón de todos los pecados que cometí contra Ti, de los cuales, más que de cualquier otro mal, me arrepiento de todo corazón, puesto que injurié con ellos a Tu Infinita Bondad, y propongo morir mil veces antes que volverlos a cometer.

Dame Tu Luz Divina, para que conozca la vanidad de todo lo terreno y la Grandeza del Bien Infinito, que Eres Tú.

Dame, Padre Bendito, la confianza en los Méritos de nuestro Señor Jesucristo, y en el Patrocinio de mi Madre, María Santísima. Amén». (S. Alfonso María de Ligorio, "Una sola cosa es necesaria", cap. 1).


Semper Mariam In Cordis Tuo.
Convertíos, Convertíos de vuestra mala conducta
(Ez. 33, 11)

«Salgamos del abismo de nuestro pecado y aceptemos ir al encuentro del Señor que Asume «una Carne semejante a la nuestra» (Rm 8,3). Salgamos de la voluntad de pecar y vayamos a hacer penitencia por nuestros pecados. Entonces encontraremos a Cristo: Él mismo ha Expiado el pecado que de ninguna manera Él había cometido. Entonces, el que Salva a los penitentes nos Concederá la Salvación..."¿Acaso me complazco Yo en la muerte del impío -Dice el Señor Dios- y no en que se aparte de sus caminos y Viva?" (Ez. 18, 23)

Me diréis:... «¿Quién puede, por sí mismo, salir del pecado?». Sí, verdaderamente, el pecado más grande es el amor al pecado, el deseo de pecar. Sal, pues, de este deseo..., detesta el pecado y verás como sales de él. Si tú detestas el pecado, has encontrado a Cristo. A los que detestan el pecado Cristo les Perdona las faltas esperando poder arrancar la raíz de nuestros malos hábitos.


Pero vosotros decís que incluso esto es mucho para vosotros y que sin la Gracia de Dios le es imposible al hombre detestar su pecado, desear la Justicia y quererse arrepentir: «¡Dad gracias al Señor por Su Misericordia, por las Maravillas que hace con los hombres!» (Sal 106,8)... Señor, Sálvame de la dejadez de espíritu y de la tempestad... Oh Señor, de Mano Poderosa, Jesús Todopoderoso, Tú has Liberado a mi razón del demonio de la ignorancia y arrancado mi voluntad de la peste y sus codicias, libera ahora mi capacidad de actuar a fin de que con Tus Santos Ángeles pueda yo también «ejecutar Tus Órdenes, pronto a la voz de Tu Palabra» (Sal 102,20). Así sea» (Isaac de Stella, Monje).

Semper Mariam In Cordis Tuo.
HACEDLO FRUCTIFICAR

«“Señor, aquí tienes Tu pieza de oro, la guardé en un pedazo de tela”. ¿De qué se va a ocupar después este hombre si ha abandonado su instrumento de trabajo? De manera irresponsable optó por la solución más cómoda, la de devolver lo que había recibido. ¡Se dedicará a matar el tiempo: los minutos, las horas, los días, los meses, los años, la vida! Los otros se han esforzado mucho negociando, preocupándose noblemente por devolver a su amo más de lo que recibieron, el fruto legítimo, porque la recomendación fue muy concreta: “Hacedlo fructificar hasta que yo vuelva”.
¡Qué lástima no vivir más que para matar su tiempo, ese tesoro de Dios! Nada puede excusar un comportamiento semejante. San Juan Crisóstomo escribe: “Que nadie diga: no dispongo más que de un talento, no puedo hacer nada con él. Con un solo talento puedes actuar de forma meritoria”. Triste cosa es no sacar provecho, hacer rendir todas las capacidades, pequeñas o grandes, que Dios concede al hombre para que se dedique a servir a las almas y a la sociedad! Cuando, por egoísmo, el cristiano se encoge, se esconde, se desinteresa, en una palabra, cuando mata su tiempo, se arriesga mucho a Matar su Cielo. El que ama a Dios no se limita tan sólo a poner todo lo que posee, todo lo que es al servicio de Cristo: se da él mismo». (S. José María Escrivá de Balaguer, Pbro y Fundador)
Semper Mariam In Cordis Tuo.

CAMBIAR NUESTRA VIDA

«¡Cuántas veces sentimos la exigencia de un cambio que afecte a toda nuestra persona! ¡Cuántas veces nos decimos: «debo cambiar, no puedo continuar así... Mi vida, por este camino, no dará frutos, será una vida inútil y yo no seré feliz!». ¡Cuántas veces nos vienen estos pensamientos, cuántas veces!... Y Jesús, a nuestro lado, con la mano tendida nos dice: «ven, ven a Mí. El trabajo lo hago Yo; Yo te Cambiaré el corazón, Yo te Cambiaré la vida, Yo te Haré Feliz». Pero nosotros, ¿creemos esto o no?

Es así. Jesús que Está con nosotros nos Invita a cambiar de vida. Él, con el Espíritu Santo, Siembra en nosotros esa inquietud de cambiar de vida y ser un poco mejores. Sigamos entonces esta Invitación del Señor y no opongamos resistencia, porque sólo si nos abrimos a Su Misericordia, encontraremos la Verdadera Vida y la Verdadera Alegría. Sólo debemos abrir la puerta de par en par, y Él Hará el resto. Él Hace todo, pero a nosotros nos corresponde abrir el corazón de par en par para que Él pueda Sanarnos y Hacernos seguir adelante. Os aseguro que seremos más Felices». (18-6-2016).

Semper Mariam In Cordis Tuo.
Dios mío, perdón

«¡Dios mío, perdón! Perdón por las ofensas de mi infancia, por las de mi Juventud, por tantos horribles pecados, por las ofensas de mi edad madura…por todas las que he cometido hasta el día presente, hasta esta hora... ¡Ay de mí, Dios mío! No hay día, hora ni instante por los que no deba darte gracias sin medida…Ayúdame, Dios mío, a dar Muerte en mí al hombre Viejo, vil, tibio, ingrato, infiel, débil, indeciso, languidecido, y «Crea en mí un corazón Nuevo», cálido, animoso, reconocido, fiel, fuerte, decidido, enérgico... Yo Te Consagro todos los instantes de esta segunda parte de mi vida... Haz que mi futuro sea lo contrario del pasado, que lo redima, que lo emplee todo en hacer Tu Voluntad, que todos sus instantes Te Glorifiquen en la medida que lo exige Tu Voluntad. Amén». (B. Charles de Foucauld, Religioso y Mártir).
Semper Mariam In Cordis Tuo.
SER TODO DE DIOS

«Hermanos, examinen con atención sus moradas interiores, abran los ojos y consideren cual es vuestro mayor amor...
¿Qué es lo que temes dándote? ¿Perderte? Al contrario, es rechazando darte que te pierdes. El mismo Amor se expresa por boca de la Sabiduría y con una palabra apacigua el desasosiego en la que te mete esta palabra: “¡Date a ti mismo!” Si alguien quisiera venderte un terreno te diría: “Dame tu dinero”. Escucha lo que te dice el Amor por boca de la Sabiduría: “Hijo, dame tu corazón” (Prov 23,26). Tu corazón estaba mal cuando era tuyo; eras presa de las malas pasiones. ¡Quítalas de ahí! ¿Dónde llevarlas? ¡A quién ofrecérselas? “Hijo, ¡dame tu corazón!” dice la Sabiduría. Que sea mío, y no lo perderás…
“Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todo tu ser” (Mt 22,37)… El que te Creó, te Quiere todo entero».
"Arrojad de vosotros todas las transgresiones que habéis cometido, y haceos un corazón nuevo y un espíritu nuevo" (Ez. 18, 31).
"¿Quién puede decir: Yo he limpiado mi corazón, limpio estoy de mi pecado?" (Prov. 20, 9).
Yo "os Daré -nos dice el Señor-, un corazón Nuevo y pondré un espíritu Nuevo dentro de vosotros; Quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os Daré un corazón de carne" (Ez. 36, 26).
Semper Mariam In Cordis Tuo.
ORAR SIEMPRE


«Deseamos mucho orar, pero después, fracasamos. Es entonces cuando nos desanimamos y renunciamos. Si quieres orar mejor, debes orar más. Dios acepta el fracaso, pero no Quiere el desánimo. En la oración cada día Quiere más que seamos como niños, cada vez más humildes, cada vez más llenos de agradecimiento.

 Ama orar. La oración dilata el corazón hasta que éste sea capaz de recibir el Don de Dios que es Él mismo. Pide, busca, y tu corazón se ensanchará hasta el punto de recibirle, de tenerle en ti como tu Bien.

Oremos por los que no oran». (Sta Teresa de Calcuta, Religiosa y Fundadora).

Semper Mariam In Cordis Tuo.
EL SUFRIMIENTO TIENE VALOR


«En el Calvario se nos ha ofrecido un Testimonio absoluto de lo que significa "ser para" los otros, en Obediencia Amorosa a la Voluntad de Dios.
En la Cruz, Dios ha invertido el significado del sufrimiento: éste, que era fruto y testimonio del pecado, se ha convertido, ahora, en Participación de la Expiación Redentora Realizada por Cristo.
Me dirijo (...) a todos los que llevan sobre los hombros la cruz pesada del sufrimiento. Queridísimos hermanos y hermanas: ¡Tened ánimo! Vosotros tenéis que desarrollar una tarea altísima: estáis llamados a "completar en vuestra carne lo que falta a los Padecimientos de Cristo, en favor de Su Cuerpo, que es la Iglesia" (Col 1, 24). Con vuestro dolor podéis afianzar a las almas vacilantes, volver a llamar al camino recto a las descarriadas, devolver serenidad y confianza a las dudosas y angustiadas. Vuestros sufrimientos, si son aceptados y ofrecidos generosamente en unión de los del Crucificado, pueden dar una aportación. de primer orden en la lucha por la victoria del Bien sobre las fuerzas del Mal, que de tantos modos insidian a la humanidad contemporánea.
En vosotros Cristo prolonga Su Pasión Redentora. ¡Con Él, si queréis, podéis Salvar al mundo!» (13-4-80)
Semper Mariam In Cordis Tuo.

TÚ ERES MI DIOS


«Yo, Señor, en Ti confío; digo: Tú eres mi Dios» (Sal 31, 14).
«Sometámonos, pues, a Su Espléndida y Gloriosa Voluntad, e, implorando humildemente Su Misericordia y Benignidad, Refugiémonos en Su Clemencia, abandonando las obras vanas, las riñas y la envidia, cosas que llevan a la muerte. Seamos, pues, hermanos, humildes de espíritu; abandonemos toda soberbia y altanería, toda insensatez, y pongamos por Obra lo que está Escrito, pues Dice el Espíritu Santo: No se gloríe el sabio de su sabiduría, no se gloríe el fuerte de su fortaleza, no se gloríe el rico de su riqueza, quien se gloríe, que se gloríe en el Señor, buscándolo a Él y Obrando el Derecho y la Justicia, recordando sobre todo las Palabras del Señor Jesús, con las que Enseña la Equidad y la Bondad.
En efecto, Él dijo: Sed misericordiosos y alcanzaréis Misericordia; perdonad y seréis Perdonados; como vosotros hagáis, así se os Hará a vosotros; dad y se os Dará; no juzguéis y no seréis Juzgados; en la medida en que seáis benignos, experimentaréis la Benignidad; con la medida con que midáis se os Medirá a vosotros.
Ajustemos nuestra conducta a estos Mandatos y así, obedeciendo a Sus Palabras, comportémonos siempre con toda Humildad. Dice, en efecto, la Palabra de Dios: En ése pondré Mis ojos: en el humilde y el abatido que se estremece ante Mis Palabras (Is. 66, 2)» (S. Clemente Romano, Papa y Doctor de la Iglesia).
Semper Mariam In Cordis Tuo.
NUESTRA SEÑORA DEL SANTO ROSARIO


«Oh Rosario Bendito de María, Dulce Cadena que nos une con Dios, Vínculo de Amor que nos une a los Ángeles, Torre de Salvación contra los asaltos del Infierno, Puerto seguro en el común naufragio, no te dejaremos jamás.
Tú serás, María, nuestro Consuelo en la hora de la agonía. Para Ti el último beso de la vida que se apaga. Y el último susurro de nuestros labios será Tu suave Nombre, oh Reina del Rosario... Madre nuestra querida, Refugio de los pecadores, Soberana Consoladora de los tristes. Que seas Bendita por doquier, hoy y siempre, en la tierra y en el Cielo» (B. Bartolomé Longo).
Semper Mariam In Cordis Tuo.

ORAR


EL VALOR DEL TIEMPO


«¿Crees que Dios te dará poco tiempo para procurar tu Conversión, o que te Dará mucho?.
Si crees que el tiempo es poco, por qué no aprovechas todos los instantes de un tiempo tan breve y tan precioso para ti?
Si crees que te Dará mucho, pues adquieres una gran obligación. Y de qué modo le podrás mostrar tu agradecimiento, si no es utilizando este tiempo -que otros no han tenido y la Divina Bondad te Concedió a ti-, aplacando Su Justicia y amándole.
Dios no nos Da tiempo para que lo empleemos en ofenderle. Cuánta es nuestra ingratitud e injusticia, si le empleamos en pecar y en diferir nuestra Conversión.
Diferir este camino de regreso definitivo a Él, con una motivación tan injusta, es ponerse en riesgo de no hacerlo jamás».
Semper Mariam In Cordis Tuo.

AMARÁS AL SEÑOR TU DIOS

«Los grandes de la tierra se vanaglorian de poseer reinos y riquezas. Jesucristo encuentra toda Su Felicidad en Reinar sobre nuestros corazones; es el Reino que Ansía y que Decidió Conquistar por Su Muerte en la Cruz: "Lleva a hombros el Principado" (Is 9,5). Por estas palabras, varios intérpretes... entienden la Cruz que nuestro Divino Redentor Llevó sobre Sus hombros.
 "Este Rey del Cielo, dice un autor, es un Maestro muy diferente del demonio: éste carga pesados fardos en los hombros de sus esclavos. Jesús, al contrario, Toma sobre Sí todo el peso de Su Reino; abraza la Cruz y Quiere Morir en ella para Reinar sobre nuestros corazones". Y Tertuliano dice que mientras los monarcas de la tierra "llevan el cetro en la mano y la corona sobre la cabeza como emblemas de su poder, Jesucristo Llevó la Cruz sobre Sus hombros. Y la Cruz fue el Trono dónde Subió, para fundar Su Reinado de Amor»...
Apresurémonos pues a consagrarle todo el amor de nuestro corazón a este Dios que, para obtenerlo, Sacrificó Su Sangre, Su Vida, a Él mismo. "Si supieras el Don de Dios, decía Jesús a la Samaritana, y Quién Es el que Te Dice: Dame de beber" (Jn 4,10). Es decir: si supieras la Grandeza de la Gracia que recibes de Dios... ¡Oh, si el alma comprendiera  qué Gracia tan extraordinaria le Hace Dios cuando reclama su amor en estos términos: "Amarás al Señor tu Dios".
 ¿Quién al escuchar a su príncipe decirle: "Ámame", no quedaría cautivado por esta invitación? Y Dios ¿no conseguiría ganar nuestro corazón, aunque nos lo Pida con tanta Bondad: "Hijo Mío, dame tu corazón?» (Pr 23,26) Pero este corazón, Dios no lo quiere a medias; lo Quiere entero, sin reserva; este es Su Mandamiento: "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón".

Te adoro, Señor, desde el abismo de mi nada y Te doy gracias por todas las Mercedes que me has Hecho, especialmente por haberte dado Tú mismo en el Sacramento del Altar, y por haberme Concedido por mi Abogada a Tu Amantísima Madre. Amén».

Semper Mariam In Cordis Tuo.



DAME, HIJO MÍO, TU CORAZÓN


CONOCER Y RESISTIR


«Cuando alguien quiere avanzar en la vida espiritual, en el camino de entrega a Dios, en la senda de la Santidad, el demonio viene siempre a turbarle y a tentarle. Pero debemos estar atentos para detectarle y poder vencerle con la Ayuda de Dios. En este consiste el Combate espiritual: no dejar que el diablo gane la batalla.
Pero el diablo es muy astuto y nos hace creer que no existe. De hecho muchos cristianos piensan que es como el símbolo de las pasiones destructoras que afloran en el corazón del hombre, es decir, esos impulsos que nos llevan al orgullo, a la envidia, o a la lujuria. Y dicen que ha llegado ya el tiempo de desmitologizar el lenguaje Bíblico que nos habla del demonio como una criatura que acecha al hombre.
San Pablo denomina al demonio “espíritu engañoso” (1 Tim 4, 1) y, como tal, trata de engañarnos. ¿Cómo lo hace? Veamos algunos de los eslóganes que emplea:
.- No exageres en tus penitencias, vas a perder la salud. Eso se hacía en la Edad Media, pero ahora estamos ha en otro tiempo. Dios no nos pide eso.
.- No reces tanto, acabarás siendo un místico desconectado del mundo actual y no sabrás dar testimonio a las nuevas generaciones. Además, tú no eres un contemplativo.
.- No te preocupes por tu mal genio, es una prueba de que tienen carácter.
.- Siempre caes en las mismas faltas y pecados, ¿para qué seguir luchando? ¿para qué seguir confesándote si no mejoras?
Podríamos seguir poniendo más ejemplos. El demonio tiene sus tácticas para apartarnos del Camino que conduce a Dios, del Camino que conduce a la Santidad. Conviene que estemos atentos y conozcamos sus trampas». (Mons. Juan José Omella).
«Sed sobrios, estad alerta, que vuestro enemigo, el diablo, como león rugiente, ronda buscando a quien devorar; resistidle firmes en la Fe» (1 P 5, 8-9).
Semper Mariam In Cordis Tuo.

DE PIE JUNTO A LA CRUZ ESTABA SU MADRE


«Oveja contemplando a su Cordero que es llevado al matadero (Is 53,7), Consumida de Dolor; le seguía, con las demás mujeres, clamando así: «¿Adónde vas, Hijo Mío? ¿Por qué acabas de esta manera Tu corta vida (Sal 18,6)? Todavía hay, en Caná, otras bodas, ¿es allí que Tú vas ahora, tan rápidamente para Hacer, de nuevo, vino del agua? ¿Te puedo acompañar, Hijo mío, o es mejor que espere? Dime una palabra, Verbo, no pases delante de Mí en silencio…, Tú, que eres Mi Hijo y Mi Dios…
«Tú vas hacia una Muerte injusta y nadie comparte Tu Sufrimiento. Pedro no Te acompaña ahora, él que decía: «Aunque tuviera que morir, yo jamás Te negaré» (Mt 26,35). Te ha abandonado ese Tomás que exclamaba: «Muramos con Él» (Jn 11,6). Y también los demás, los íntimos, ellos que han de Juzgar a las doce Tribus (Mt 19,28), ¿dónde están, ahora? No ha quedado ninguno; y Tú, completamente solo, Hijo Mío, Mueres por todos. Es Tu Salario por haber Salvado a todos los hombres y haberles Servido, Hijo Mío y Dios Mío.»
Girándose hacia María, Aquél que Salió de Ella, exclamó: «¿Por qué lloras, Madre ?… Yo, ¿no he de Sufrir? ¿no he de Morir? ¿Cómo podría Salvar a Adán? ¿Dejar de habitar el sepulcro? ¿Cómo Devolvería la Vida a los que permanecen en el país de los Muertos? ¿Por qué lloras? Mejor que grites: ‘Él Sufre Voluntariamente, Mi Hijo y Mi Dios’. Virgen Sensata, no Te vuelvas semejante a las insensatas (Mt 25,1 ss); Tú Estás dentro de la Sala de Bodas, no reacciones, pues, como si estuvieras fuera… No llores más, pues es mejor que digas: ‘Ten Piedad de Adán, Sé Misericordioso con Eva, Tú, Mi Hijo y Mi Dios’.
«Ten la seguridad, Madre, que Tú Serás la primera en verme Salir del sepulcro. Vendré a Mostrarte de qué Males he Rescatado a Adán, qué de Sudores he Derramado por él. A mis amigos les Revelaré el sentido de las Señales que verán en Mis manos. Entonces, Tú verás a Eva como en los primeros tiempos». (S. Romano el Melódico).
Semper Mariam In Cordis Tuo.



SOBERANA DEL CIELO


«Soberana del Cielo, Blanca Paloma de la Santísima Trinidad que Te adornas con el plumaje de los Dones del Espíritu Santo y que Plena de Gracia eres el Deleite de Tu Creador, prepárame con un amor limpio y ardiente, a fin de que ame a Dios con todo mi ser, según lo Espera de todas Sus criaturas Hechas a Su Imagen y Semejanza.

Acompáñame al rezo del Santo Rosario, pues no hay lugar más Bello y Santo que Tu regazo. Tú Guardas en Tu Corazón los Secretos del Redentor, y por eso quiero orar y reposar al arrullo de los latidos de Tu Corazón Maternal, pues Contigo quiero ser corredent@r  y mitigar en algo el Dolor infringido por el pecado a los Sagrados Corazones.

Hermosa Mensajera del Amor y de la Paz: Eleva constante Tus Plegarias al Altísimo en favor de Tus hijos tan desvalidos de la Verdad y tan heridos por el pecado. Tú que nos Recomendaste hacer lo que Él nos Diga, Asísteme Amorosa y Ferviente para que todos mis propósitos, afectos e inspiraciones, estén encaminados únicamente al Beneplácito de Su Divino Querer. Amén». (P. Guillermo Cardona).

Semper Mariam In Cordis Tuo.

ÁRBOL DE LA VIDA



«¡Qué hermoso es el aspecto de la Cruz! La Cruz es toda ella admirable, “hermoso a los ojos y deseable para adquirir Sabiduría. (Gen 3,6) Es un Árbol que da Vida y no Muerte, Luz y no Ceguera. La Cruz Abre el Acceso al Edén, no hace salir de él. Este Árbol al que Subió Cristo como un Rey a Su carro de Combate, ha sido la Perdición del diablo que tenía el poder de la Muerte. Ha Liberado al género humano de la esclavitud del tirano. Sobre este Árbol, el Señor como un Guerrero de élite, Herido en manos, pies y costado Divino, ha Curado las cicatrices del pecado, es decir, nuestra naturaleza herida por Satanás.

Después de la Muerte en el leño, hemos Recobrado la Vida gracias a Él. Después de haber sido engañados, por Él hemos echado fuera a la serpiente embustera. ¡Qué intercambio tan sorprendente! La Vida en lugar de la Muerte, la Inmortalidad en lugar de la corrupción, la Gloria en lugar de la vergüenza. Con razón exclamó
San Pablo: “Jamás presumo de algo que no sea la Cruz de nuestro Señor Jesucristo” (Gal 6,14)... Más allá de toda sabiduría, esta Sabiduría que ha brotado en la Cruz ha convertido en estupidez las pretensiones de la sabiduría de este mundo (Col 1,17 s,).

En la Cruz la Muerte fue aniquilada y Adán devuelto a la vida. Por la cruz, todos los Apóstoles han sido Glorificados, Coronados los Mártires, Santificados los Santos. Por la Cruz nos hemos Revestido de Cristo y despojado del hombre viejo (Ef 4,22). Por la Cruz hemos  reunidos en el Aprisco del cielo» (S. Teodoro Estudita, Monje).

Semper Mariam In Cordis Tuo.
FE



«Esto es la Fe: rendirse a Dios, pero transformando la propia vida. Cosa no siempre fácil. San Agustín ha narrado la trayectoria de su Fe; especialmente las últimas semanas fue algo terrible; al leerlo casi se siente cómo su alma se estremece y se retuerce en luchas interiores. De este lado, Dios que lo Llama e insiste; y de aquel, las antiguas costumbres, «viejas amigas—escribe él— que me tiraban suavemente del vestido de carne y me decían: “Agustín, pero ¿cómo?, ¿abandonarnos tú? Mira que ya no podrás hacer esto, ni podrás hacer aquello y, ¡para siempre!”». ¡Qué difícil! «Me encontraba en la situación de uno que está en la cama por la mañana. Le dicen: “¡Fuera, levántate, Agustín!”. Yo, en cambio, decía: “Sí, más tarde, un poquito más todavía”. Al fin, el Señor me dio un buen empujón y salí».
Ahí está, no hay que decir: Sí, pero...; sí, luego. Hay que decir: Sí, enseguida, Señor. Esta es la Fe. Responder con generosidad al Señor. Pero, ¿quién dice este sí? El que es Humilde y se fía enteramente de Dios» (Papa Juan Pablo I, 13-9-78).
«Que la Gracia de la Comunión nos transforme, Señor, tan plenamente, que no sea ya nuestro egoísmo, sino Tu Amor, el que impulse, de ahora en adelante, nuestra vida.
Por nuestro Señor Jesucristo. Amén» (Misal Romano).
Semper Mariam In Cordis Tuo.

SANTÍSIMO NOMBRE DE MARÍA


«Después del Sagrado Nombre de Jesús, el Nombre de María es tan Rico de Bienes, que ni en la tierra ni en el Cielo resuena ningún Nombre del que las almas devotas reciban tanta Gracia de Esperanza y de Dulzura.
Este Nombre Poderoso tiene Fuerza para conseguir la vida de la Gracia a quien devotamente lo invoca. Torre Defensiva que no sólo Libra a los pecadores del Castigo, sino que Defiende también a los justos de los asaltos del Infierno.
Los demonios, afirma Tomás de Kempis, temen de tal manera a la Reina del Cielo, que al oír Su Nombre, huyen de aquel que lo nombra como de fuego que los abrasara.
¡Dichoso –decía san Buenaventura– el que ama Tu Dulce Nombre, oh Madre de Dios! Es tan Glorioso y Admirable Tu Nombre, que todos los que se acuerdan de invocarlo en la hora de la muerte, no temen los asaltos de todo el Infierno.
Quién tuviera la dicha de morir como murió fray Fulgencio de Ascoli, capuchino, que expiró cantando: “Oh María, oh María, la criatura más hermosa; quiero ir al Cielo en Tu Compañía”.
Roguemos a Dios nos Conceda esta Gracia, que en la hora de la muerte, la última palabra que pronunciemos sea el Nombre de María, como lo deseaba y pedía San Germán. ¡Oh muerte dulce, muerte segura, si está Protegida y acompañada con este Nombre Salvador que Dios Concede que lo pronuncien los que se Salvan!
¡Oh mi Dulce Madre y Señora, Te amo con todo mi corazón! Y porque Te amo, amo también Tu Santo Nombre. Propongo y espero con Tu Ayuda invocarlo siempre durante la vida y en la hora de la muerte.
Concluyamos con esta tierna plegaria de San Buenaventura: “Para Gloria de Tu Nombre, cuando mi alma esté para salir de este mundo, ven Tú misma a mi encuentro, Señora Benditísima, y recíbela”. No desdeñes, María de venir a consolarme con Tu Dulce Presencia. Sé mi Escala y Camino del Paraíso. Alcánzame la Gracia del Perdón y del descanso Eterno. María, Abogada nuestra, a Ti Te corresponde Defender a Tus devotos y tomar a Tu Cuidado su causa ante el Tribunal de Jesucristo”. (S. Alfonso María de Ligorio, Obispo y Doctor de la Iglesia).
Semper Mariam In Cordis Tuo.

CARIDAD Y SERVICIO

«No hay alternativa a la Caridad: quienes se ponen al servicio de los hermanos, aunque no lo sepan, son quienes aman a Dios (1 Jn 3,16-18; Sant. 2,14-18). Sin embargo, la vida cristiana no es una simple ayuda que se presta en un momento de necesidad. Si fuera así, sería sin duda un hermoso sentimiento de humana solidaridad que produce un beneficio inmediato, pero sería estéril porque no tiene raíz. Por el contrario, el compromiso que el Señor pide es el de una vocación a la caridad con la que cada discípulo de Cristo lo sirve con su propia vida, para crecer cada día en el amor.
El seguimiento de Jesús es un compromiso serio y al mismo tiempo gozoso; requiere radicalidad y esfuerzo para reconocer al divino Maestro en los más pobres y descartados de la vida y ponerse a su servicio. Por esto, los voluntarios que sirven a los últimos y a los necesitados por amor a Jesús no esperan ningún agradecimiento ni gratificación, sino que renuncian a todo esto porque han descubierto el verdadero amor.
Y cada uno de nosotros puede decir: «Igual que el Señor ha venido a mi encuentro y se ha Inclinado sobre mí en el momento de necesidad, así también yo salgo al encuentro de Él y me inclino sobre quienes han perdido la Fe o viven como si Dios no existiera, sobre los jóvenes sin valores e ideales, sobre las familias en crisis, sobre los enfermos y los encarcelados, sobre los refugiados e inmigrantes, sobre los débiles e indefensos en el cuerpo y en el espíritu, sobre los menores abandonados a sí mismos, como también sobre los ancianos dejados solos. Dondequiera que haya una mano extendida que pide ayuda para ponerse en pie, allí debe estar nuestra presencia y la presencia de la Iglesia que sostiene y da Esperanza» (Papa Francisco, 4-9-2016).
Semper Mariam In Cordis Tuo.

CONSTRUIR SOBRE LA ROCA


«¿Quién practica interiormente la Palabra? Aquel que se guarde de los malos deseos. ¿Quién observa exteriormente? Aquel que “parte su pan con el hambriento” (Is 58,7) Nuestro prójimo ve lo que nosotros hacemos, pero no ve por qué motivo lo hacemos. Sólo Dios es Testigo de ello. ¡Poned, pues, en práctica la Palabra, no os contentéis de escucharla, os engañaríais a vosotros mismos! No engañaríais a Dios ni a Su Ministro. Yo no puedo leer en vuestro corazón, pero Dios que Escruta los corazones Sabe lo que hay en el hombre. Ve vuestro deseo de escuchar, vuestros pensamientos, vuestras decisiones, los progresos que hacéis gracias a Su Ayuda, la asiduidad de vuestra oración, las peticiones que le dirigís para obtener lo que os falta y vuestras acciones de gracias por Sus Beneficios...
¡Pensadlo bien, hermanos! Si es loable escuchar la Palabra de Dios ¡cuánto más lo es ponerla en práctica! Si no la escucháis permanecéis en la negligencia y no podéis construir nada. Si la escucháis sin practicarla, no construís más que ruinas. El Señor nos Da para ello una comparación muy pertinente: "El que escucha Mi Palabra y la pone en práctica es como un hombre prudente que construye sobre roca"(Lc 6,48). Escuchar y poner en práctica es construir sobre roca... Escuchar sin poner en práctica es construir sobre arena. Rehusar incluso de escuchar la Palabra es no construir nada» (S. Agustín, Obispo y Doctor dela Iglesia).
Semper Mariam In Cordis Tuo.
NATIVIDAD DE MARÍA

«Celebramos hoy con alegría el Nacimiento de María, la Virgen: de Ella Salió el Sol de Justicia, Cristo, nuestro Dios.

Esta Festividad Mariana es toda ella una invitación a la alegría, precisamente porque con el Nacimiento de María Santísima Dios Daba al mundo como la garantía concreta de que la Salvación era ya inminente.

Precisamente esta Niña, todavía pequeña y frágil, es la "Mujer" del primer Anuncio de la Redención futura, contrapuesta por Dios a la serpiente tentadora: "Pongo Perpetua enemistad entre ti y la Mujer y entre tu linaje y el Suyo; Éste te Aplastará la cabeza, y tú le morderás el calcañar" (Gén 3, 15).

Precisamente esta Niña es la "Virgen" que "Concebirá y Parirá un Hijo, y le pondrá por Nombre Emmanuel, que quiere decir 'Dios con nosotros'" (Is 7, 14; Mt 1, 23). Precisamente esta Niña es la "Madre" que Parirá en Belén "a Aquel que Señoreará en Israel" (Miq 5, 1 ss.).

María es Predestinada por la Trinidad a una Misión altísima; es Llamada; es Santificada; es Glorificada.

Dios la ha Predestinado a estar íntimamente Asociada a la Vida y a la Obra de Su Hijo Unigénito. Por esto la ha Santificado, de manera admirable y singular, desde el primer momento de Su Concepción, haciéndola "Llena de gracia" (Lc 1, 28); la ha Hecho conforme con la Imagen de Su Hijo: una conformidad que, podemos decir, fue única, porque María fue la primera y la más Perfecta Discípula del Hijo.

Por tanto, toda la Iglesia no puede menos de alegrarse hoy al celebrar la Natividad de María Santísima, que es "Puerta Virginal y Divina, por la cual y a través de la cual Dios, que Está por encima de todas las cosas, Hizo Su Entrada en la tierra Corporalmente.

María hoy nos enseña, ante todo, a conservar intacta la Fe en Dios, esa Fe que se nos dio en el Bautismo y que debe crecer y madurar continuamente en nosotros durante las diversas etapas de nuestra vida cristiana.

¡Oh Virgen naciente,

esperanza y aurora de salvación para todo el mundo, vuelve benigna tu mirada materna hacia todos nosotros, reunidos aquí para celebrar y proclamar tus glorias!

¡Oh Virgen Fiel,

que siempre estuviste dispuesta y fuiste solícita para Acoger, Conservar y Meditar la Palabra de Dios, haz que también nosotros, en medio de las dramáticas vicisitudes de la historia, sepamos mantener siempre intacta nuestra Fe cristiana, Tesoro precioso que nos han transmitido nuestros padres!

¡Oh Virgen Potente,

que con Tu pie Aplastaste la cabeza de la serpiente tentadora, haz que cumplamos, día tras día, nuestras promesas Bautismales, con las cuales hemos renunciado a Satanás, a sus obras y a sus seducciones, y que sepamos dar en el mundo un Testimonio alegre de Esperanza cristiana!

¡Oh Virgen Clemente,

que Abriste siempre Tu Corazón Materno a las invocaciones de la humanidad, a veces dividida por el desamor y también, desgraciadamente, por el odio y por la guerra, haz que sepamos siempre crecer todos, según la Enseñanza de Tu Hijo, en la unidad y en la paz, para ser dignos hijos del Único Padre Celestial! Amén». (S. Juan Pablo II, 8-9-80).

Semper Mariam In Cordis Tuo.
EL DON DE LA FE
«Podemos preguntarnos: ¿cómo pudo María vivir el camino de la Cruz Junto a Su Hijo con una Fe tan firme, incluso en la oscuridad, sin perder la plena Confianza en la Acción de Dios? La apertura del alma a Dios y a Su Acción en la Fe incluye también el elemento de la oscuridad. La relación del ser humano con Dios no cancela la distancia entre Creador y criatura, no elimina cuanto afirma el Apóstol Pablo ante las profundidades de la Sabiduría de Dios: «¡Qué insondables Sus Decisiones y qué irrastreables Sus Caminos!» (Rom 11, 33). Pero precisamente quien —como María— está totalmente abierto a Dios, llega a aceptar el Querer Divino, incluso si es Misterioso, también si a menudo no corresponde al propio querer y es una espada que traspasa el alma, como dirá proféticamente el anciano Simeón a María, en el momento de la presentación de Jesús en el Templo (Lc 2, 35).
El camino de Fe de Abrahán comprende el momento de alegría por el Don del hijo Isaac, pero también el momento de la oscuridad, cuando debe subir al monte Moria para realizar un gesto paradójico: Dios le pide que sacrifique el hijo que le había dado. En el monte el Ángel le ordenó: «No alargues la mano contra el muchacho ni le hagas nada. Ahora he comprobado que Temes a Dios, porque no te has reservado a tu hijo, a tu único hijo» (Gn 22, 12). La plena confianza de Abrahán en el Dios Fiel a las Promesas no disminuye incluso cuando Su Palabra es Misteriosa y difícil, casi imposible, de acoger. Así es para María; Su Fe vive la Alegría de la Anunciación, pero pasa también a través de la oscuridad de la Crucifixión del Hijo para poder llegar a la Luz de la Resurrección» (Benedicto XVI, 19-12-2012).
Pidamos a Dios nos Conceda la Gracia de ser fieles, especialmente cuando todo parece ir contra nuestra Esperanza, y decir sin temor ni duda: no comprendo Señor, pero me fío de Ti.
Semper Mariam In Cordis Tuo.

CORRECCIÓN FRATERNA


«Cuando nos veamos precisados a reprender a otros, pensemos primero si alguna vez hemos cometido aquella falta que vamos a reprender; y si no la hemos cometido, pensemos que somos criaturas y que hemos podido cometerla. O si la hemos cometido en otro tiempo, que ahora no la cometamos. Y entonces tengamos presente la común fragilidad para que la Misericordia, y no el rencor, preceda a aquella corrección» (San Agustín, Obispo y Doctor de la Iglesia).
Semper Mariam In Cordis Tuo.

CARIDAD


«En el jardín de la Iglesia, es la Caridad, la Virtud que todas las Virtudes han proclamado reina por excelencia. 

¿Qué es la Caridad? ¿Por qué es reina de la Virtudes?
Es una Virtud infusa en el alma, mediante la cual amamos a Dios con la plenitud de nuestros afectos por Ser Él la Suma Bondad, y a nuestro prójimo como a nosotros mismos.

La Caridad trae consigo todas las Virtudes Infusas, la Gracia Santificante y los siete Dones del espíritu Santo. Corresponde a esta Virtud, el Don de la Sabiduría.
María excedió en Caridad a todos los hombres y a todos los Ángeles juntos, y por esto fue Exaltada sobre todos ellos.

Busquemos en el jardín de nuestra alma esta excelentísima flor de la Caridad. Sin ella no seremos recibidos en la Iglesia Triunfante, es decir, en el Cielo.
Meditemos un instante, sin apresuramiento. ¿Tenemos esta flor? Si es Así, pongámosla en las manos de María: Ella la Ofrecerá a Dios, y el rosal queda, desde hoy, al cuidado de tan Diestra Jardinera.

Pero…tal vez he descubierto que no la tengo.

Plantémosla desde ahora, y dediquémonos a cuidarla. Y con con corazón lleno de amor, digamos a nuestra Madre del Cielo:

Señora, Te ofrezco esta rosa, que simboliza mi amor a Dios y a mi prójimo. Me comprometo a amar con todo mi corazón a Dios, a mi prójimo como a mí mismo, a todas las cosas por Dios, y a Dios por encima de todas ellas» (cB. Francisco Palau, Religioso Carmelita y Fundador).

Alégrate, María, Llena Eres de Gracia, el Señor Es Contigo; Bendita Tú Eres entre todas las mujeres y Bendito Es el Fruto de Tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, Madre mía y Madre del mundo entero, Ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Semper Mariam In Cordis Tuo.

CÓMO AMAR

Un periodista preguntó a Santa Teresa de Calcuta, qué es lo que hace Dios por los pobres. Y ella respondió: «Nos hizo a usted y a mí».

Qué fácil es siempre echar la culpa a Dios por los males de este mundo. Sin embargo, qué difícil es mirarse a uno mismo y preguntar, "¿qué puedo hacer yo?" Dios nos Hizo libres y Respeta esa libertad. El que hace daño, mal usa esa libertad preciosa que el Señor le Dio, y cuando piensa que no tiene ni tendrá consecuencias se equivoca ciertamente. «No imites a los malvados, dice el Señor, porque no quedarán sin Castigo» (Ecco. 9, 12)

Tú y yo, sin embargo, ejercitando la misma libertad, sí que podemos hacer, y mucho. Con nuestra capacidad y nuestras posibilidades. No estamos solos en esa tarea, pues Jesucristo nos asegura Su Compañía y Asistencia: «Yo Estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo» (Mt. 28, 20), pues «ustedes no me eligieron a mí, sino que Yo los Elegí a ustedes, y los Designé para que vayan y den Fruto, y que vuestro Fruto permanezca» (Jn. 15, 16).

«Pocos de nosotros sabemos cómo amar verdaderamente a las personas. Y si no sabemos cómo, podemos empezar por hacer pequeñas cosas: sonreír a un extraño, ofrecerte a lavar los platos, abstenerte de protestar. Podemos comenzar con pequeños actos de amor, en especial con aquellos con quienes no nos llevamos muy bien, para que nos enseñen «cómo». Aprendemos a amar amando» (Sta Teresita de Lisieux, Carmelita, Doctora de la Iglesia).

Semper Mariam In Cordis Tuo.
AUMENTA NUESTRA FE


«La viuda de Sarepta (1 Rey. 17, 8-24), es uno de los grandes ejemplos Bíblicos de lo que es la Fe, semejante a la de Abraham. Sin ninguna garantía visible, y apoyada sólo en el crédito que ella da a la palabra de Elías, no vacila en dar a este lo único que tenía para no morir de hambre ella y su hijo. ¡Lección admirable y digna de ser recordada cada día y a cada instante! Porque lo que nos falta siempre es eso: la Fe, el dar crédito a Dios sin dudar, sin temer que fallen Sus Promesas, como no le fallaron a Abraham, ni a esta viuda, ni a nadie que haya puesto en el Señor su confianza.
Comentando este Pasaje, dice S. Jerónimo: "La viuda de Sarepta, a punto de morir de hambre junto con su hijo, obtuvo comida para alimentar al Profeta; de manera Milagrosa se llenó el recipiente de aceite, y el que había venido a comer, dio comida...En nuestro días, muchos parecen expresar, si no con palabras, con sus obras y su vida: Fe y Misericordia no tengo; pero lo que tengo, plata y oro, no te lo doy".
Imitador de aquella noble viuda fue S. Exuperio, Obispo de Tolosa, de quien S. Jerónimo cuenta: "Padeciendo él mismo, daba de comer a otros, y teniendo el rostro pálido por sus ayunos, sufría por el hambre de los demás, y daba todas sus posesiones a las entrañas de Cristo, que son los pobres".
Reconozcamos cuán lejos estamos de esa Fe, y pidámosla con ansia al Único que Puede Darla, diciendo como los Apóstoles a Jesús: "Aumenta nuestra Fe" (Lc. 17, 5)». (Mons. Juan Straubinger).
Semper Mariam In Cordis Tuo.


HE AQUÍ QUE LLEGA EL ESPOSO


«Para la Salvación del alma, cualquier tiempo es propicio, cualquier día es favorable, si es que lo queremos. Así pues, estemos siempre en movimiento hacia el Bien, prontos a movernos, llenos de frescor, poniendo por acto las palabras. “Porque, dice el Apóstol Pablo, los Justos delante de Dios no son los que escuchan la Ley, sino los que la ponen en práctica , y éstos serán justificados” (Rom 2,13)… ¿Es este el tiempo de la Guerra espiritual? Es necesario Combatir con ardor y perseguir, con la Ayuda de Dios, los pensamientos demoníacos que se levantan dentro de nosotros…; si, por el contrario, es llegado el tiempo de la cosecha espiritual, es preciso recoger con ardor y juntar en los graneros espirituales las provisiones de la Vida Eterna…
El ejemplo de las diez vírgenes ¿no os preocupa? “He aquí que llega el Esposo, dice el Evangelio, salid a Su encuentro” Y las vírgenes sensatas fueron a Su encuentro con las lámparas encendidas y entraron a las Bodas; mientras que las vírgenes necias, en retraso por la ausencia de Buenas obras, gritaban: “Señor, Señor, Ábrenos. Pero Él les respondió: En verdad os Digo, no os conozco” (Mt. 25, 1-13). Siempre es tiempo de oración, tiempo de lágrimas, tiempo de Reconciliación después de las faltas, tiempo de Arrebatar el Reino de los Cielos. Desde ahora ¿por qué tardar? ¿Por qué dejarlo para más tarde? ¿Por qué dejar para otro día la mejora de nuestras costumbres?...¿Es que vamos a durar indefinidamente?» (S. Teodoro Estudita, Monje).
Semper Mariam In Cordis Tuo.
EL MANDAMIENTO MAYOR


«Interpretamos a Cristo mismo como la Ley de la Nueva Alianza, ya que Él nos ha Dado Ejemplo con Su Vida de cómo debemos vivir nosotros. Es así que cumplimos nuestra Regla cuando tenemos constantemente frente a nosotros la Imagen del Señor, para asemejarnos a Él. El Evangelio es el Libro que nunca podemos estudiar lo suficientemente a fondo. El amor Perfecto a Dios y al prójimo es un objeto digno de meditación para toda la vida.
Pero no sólo encontramos al Salvador en los Relatos testimoniales de Su Vida. El está Presente entre nosotros en el Santísimo Sacramento, y las horas de adoración frente a la Bondad Suprema, el estar a la escucha de la Voz de Dios Eucarístico son: “meditar la Ley del Señor” y “velar en oración”, simultáneamente. Sin embargo, el grado más alto se alcanza cuando “La ley está en el fondo de mi corazón” (Sal 39,11)». (Sta Teresa Benedicta de la Cruz, Religiosa Carmelita y Mártir).
Semper Mariam In Cordis Tuo.

DEJARLO TODO


«En verdad es una gran cosa “dejarlo todo”, pero hay una cosa todavía más grande que es “seguir a Cristo” porque son muchos los que lo han dejado todo pero no han seguido a Cristo. Seguir a Cristo es nuestra tarea, nuestro trabajo, en esto consiste lo esencial de la Salvación del hombre; pero no podemos seguir a Cristo si no abandonamos todo lo que nos impide seguirle, y nadie puede seguirle si lleva una pesada carga.
“Lo hemos dejado todo”, no solamente los bienes de este mundo sino también los deseos de nuestra alma. Porque no lo ha dejado todo el que sigue atado aunque sólo sea a sí mismo. Más aún, de nada sirve haber dejado todo lo demás a excepción de sí mismo, porque no hay carga más pesada para el hombre que su propio yo. ¿Qué tirano hay más cruel, amo más despiadado para el hombre que su voluntad propia?... Por consiguiente, es preciso que abandonemos nuestras posesiones y nuestra voluntad propia si queremos seguir a Aquel que no tenía “donde reclinar la cabeza” (Lc 9,58), y que ha Venido “no para hacer Su Voluntad, sino la Voluntad del que le ha Enviado” (Jn 6,38)». (S. Pedro Damián, Obispo y Doctor de la Iglesia)
Semper Mariam In Cordis Tuo.